jueves, 28 de junio de 2018

Ocho consejos para vestir de forma consciente



Vestir de forma consciente significa ser consciente de la imagen que proyectamos. Significa vestir con intención y tener conciencia del impacto medioambiental que tiene la ropa que llevamos cada día. 

La industria de la moda es una de las más contaminantes.

Como consumidores podemos marcar la diferencia cada vez que compramos y podemos crear un impacto positivo en el planeta. Podemos marcar la diferencia a través de nuestras decisiones de compra y nuestros hábitos diarios.


1. Obsérvate y fíjate en cómo te vistes

¿Cómo te sientes en relación con tu forma de vestir? ¿Cambiarías algo? ¿Crees que la ropa que llevas va de acuerdo con tu tipo de cuerpo, tu vida, tu personalidad y tu profesión? ¿Cómo te ves es coherente con cómo eres? ¿Qué imagen crees que transmites? Y, ¿qué quieres transmitir realmente?

Intenta responder a estas preguntas, entiende qué imagen das y céntrate en trabajar la que quieres dar a través de la indumentaria que llevas. ¿Cómo? Tienes que descubrir qué prendas de vestir funcionan mejor para ti.


2. Menos es más

¿Realmente es necesario comprar ropa nueva cada semana? No, no lo es.

Elige ropa que no sea de "usar y tirar", di sí a la ropa atemporal, que te favorezca y que dure.


3. Usa el color a tu favor

Los colores tienen su propio lenguaje y significado. Cada mañana escoge con cuidado los colores que te permitirán potenciar la imagen que quieras dar ese día. Si quieres pasar desapercibido, viste de negro. Si necesitas transmitir formalidad, apuesta por el azul oscuro. Si quieres presentarte como una persona creativa, mezcla colores fuertes. Para más información, no te pierdas este artículo que escribí: "Cómo nos influencian los colores a la hora de vestir"

Otra tema importante: ¿Te queda bien ese color? Elige ponerte indumentaria con tonos que armonicen contigo, con el color de tu pelo, de tu piel o la forma de tu cuerpo.


4. Lee las etiquetas 

Siempre que puedas opta por vestir con fibras naturales de origen vegetal como algodón, lino, yute o cáñamo. Evita las prendas de poliéster, puesto que no se descompone en la naturaleza. Evita también los acrílicos –el mayor enemigo de las personas que sudan en exceso–, el rayón, el acetato y el triacetato, el nylon, o cualquier artículo resistente a las arrugas, a prueba de manchas o repelente de polillas.

Y fíjate de dónde proceden. ¿Se fabricaron en China, Bangladesh, o son made in Spain?


5. Revisa la indumentaria de tu armario

Elimina de tu guardarropa todas aquellas piezas que ya no te representan y que no te favorezcan, ya sea porque no se adecuan al color de tu pelo o de tu piel o a la forma de tu cuerpo. Tu armario tiene que crecer contigo. Tu ropa tiene que evolucionar igual que tú y tiene que ser coherente con tu forma de ser.

Es importante dedicar un tiempo ante cada cambio de estación para revisar y ordenar el guardarropa. Ten a mano la ropa de la nueva temporada y guarda el resto en bolsas o en cajas.


6. Limita el uso de tacones a ocasiones puntuales

Si vas a llevar tacones todos los días, ten en cuenta que se aconseja el tacón medio entre 3 y 4 centímetros. Según los expertos, si supera los seis centímetros, debe tener plataforma. Prevendrás dolores de espalda.


7. Compra con inteligencia

Elige sólo prendas que te queden bien y que te encanten. Compra de forma consciente. ¿Cuántas horas de tu tiempo te cuestan comprar ese bolso? ¿Vale la pena? ¿Esa marca que compras entra en tu escala de valores? ¿Te compensa comprar ese artículo de tendencia? ¿Lo necesitas realmente? ¿Lo vas a usar? Escoge esas prendas que te ayuden a expresar tu personalidad. Compra menos, pero compra mejor. Compra calidad.

Antes de ir de compras, revisa tu armario. Mira qué tienes y qué necesitas para sacarle más provecho a tus prendas y configurar nuevos looks. Recuerda comprar artículos a artesanos, diseñadores o marcas responsables que tengan un impacto positivo en las personas, el planeta y los animales. Invierte en proyectos que tengan bonitas historias detrás.


8. Reduce, reutiliza y recicla

Libera el espacio de tu guardarropa reutilizando o donando los artículos que ya no usas. Te llevará tiempo, pero piensa que valdrá la pena.



La moda tiene que ser divertida, así que no hay que obsesionarse con nada. Simplemente tenemos que encontrar el equilibrio.

Empieza ya a trabajar en la imagen que realmente quieres transmitir y, por otro lado, aporta tu grano de arena en el camino hacia una industria de la moda más sostenible.



¿Añadirías algún otro punto? 



Foto: Luke Braswell vía Unsplash

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por leerme!

Espero tu opinión en los comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...