viernes, 10 de noviembre de 2017

La receta de belleza perfecta


Aprende los pasos imprescindibles para realzar tu belleza. Los ingredientes de esta nueva y tentadora fórmula son fáciles de conseguir.

A continuación, una sugerencia para que todos aprendamos a preparar una receta transformadora y antienvejecimiento de una manera fácil y práctica para hacer en casa.


Ingredientes:

400 g de armonía interior
400 g de equilibro
1 vaso de felicidad
1 cucharada de magia y gratitud
una pizca de sal


1. Lavar la mente. Ordenar y gestionar las emociones tóxicas que puedas tener en tu organismo. Removerlas enérgicamente, de vez en cuando, para que no te desequilibren y para que no contamines tu entorno. Conservar tu equilibrio, belleza y armonía.

2. En tu interior, calentar valores como la empatía, la tolerancia, la flexibilidad y la compasión. Mezclarlo todo muy bien.

3. Una vez fría la mezcla, disolver el ego. Triturar los pensamientos que definen tu belleza en función de las medidas de tu cuerpo, de las comparaciones y de tu edad. Añadir los pensamientos positivos, tu alma, tu actitud y tu corazón. Mezclar bien.

4. Preparar con consciencia. Cuando esté, añadir poco a poco amor.

5.  Cortar con la gente tóxica. Colocar esas personas fuera de tu vida. Son las que no paran de quejarse, te culpan, te tienen envidia, te manipulan, te dominan o se creen superiores. Son nocivas y dañan tu luz interior y tu salud. No permitir que contaminen tu belleza, ni que pisoteen tus sueños.

6. Verter por encima una cucharada de magia y de gratitud.

7. Cuajar los buenos hábitos (practicar yoga, caminar, correr), meditar y limpiar e hidratar tu cuerpo y tu piel con especial atención al contorno de los ojos.

8. Soltar los complejos y los prejuicios para no equivocarte con la receta. Acepta lo que es.

9. Agregar la felicidad con el perdón a ti mismo o a otra persona, ya que marcará la diferencia. Dorarla y conservarla caliente.

10. Mientras tanto, vivir en el momento presente y reírte si te has equivocado en algún paso. Sobre todo, ámate. 

11. Dejar reposar. Servir (aplicar) inmediatamente.


Nota: Los pensamientos positivos resultan mucho más nutritivos, aunque es preciso que sean de buena calidad.


¿Qué ingrediente añadirías a la receta?



Foto: Chinh Le Duc

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por leerme!

Espero tu opinión en los comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...