jueves, 18 de enero de 2018

Ermenegildo Zegna Couture otoño/invierno 2018-19, Milán



Deporte y sastrería convergen de nuevo en el desfile de Ermenegildo Zegna, que abrió la Milan Fashion Week Men’s el pasado 12 de enero.

Con la Universidad Bocconi como telón de fondo y una pasarela cubierta de nieve, Alessandro Sartori, el director artístico de la firma, propone un guardarropa masculino que fusiona el deporte y la sastrería, sin dejar de lado la excelencia de Zegna Couture. ¿Su propósito? Enfatizar el contraste entre el espíritu aventurero del hombre con la sastrería a medida y fusionar la tecnología con la tradición en "una nueva expresión de alta costura para el invierno".

El hombre Zegna busca el contacto con la naturaleza, ya que su verdadero espíritu está en las montañas –y más concretamente en Trivero, el pueblo de Piamonte donde Ermenegildo Zegna fundó su telar de lana en 1910–. Por ello, en esta colección Sartori opta por una paleta de colores inspirada en el Oasi Zegna –un parque sobre la fábrica de la casa en Biella, en el norte de Italia– con predominio de tonos neutros, verde pino, beige abedul y naranja azalea, entre otros.

Con el fin de potenciar una "filosofía ecológica", las prendas de "cashmere" se confeccionaron sin emplear aditivos químicos gracias al proyecto/tejido innovador "Oasi Cashmere" de la firma. Las piezas se tiñeron con el uso de un proceso natural y sostenible desarrollado por Lanificio Zegna, que retoma técnicas medievales de tintado, en el que los pigmentos se obtienen de flores, hierbas, madera, hojas y raíces.

Ermenegildo Zegna Couture, otoño/invierno 2018-19, en Milán


La casa italiana celebra la llegada del frío con la fusión de prendas formales e informales en una colección que aboga por una silueta definida, pero relajada. Vemos desde abrigos y trajes entallados con sistemas de abrochar innovadores hasta chaquetas bómber y un voluminoso plumífero.

Los cuellos geométricos, que aparecen sobre todo en las prendas de punto, y las solapas curvas protagonizan la parte superior de diversos looks.

Ermenegildo Zegna Couture, otoño/invierno 2018-19, en Milán


El desfile abrió con chaquetas con un solo botón, colocado a medio camino entre la botonadura simple y la doble, en lo que denominan una construcción "one 1/2 breasted", usada también en abrigos, para otorgar un toque despreocupado y mantener una línea recta aún estando la pieza desabrochada. Asimismo, los modelos salieron luciendo doble corbata.

Ermenegildo Zegna Couture, otoño/invierno 2018-19, en Milán
El logo "XXX" –símbolo de la artesanía manual de Ermenegildo Zegna Couture– salpicó varias piezas de la colección y el tejido insignia de piel de Zegna, la Pelle Tessuta, se presentó por primera vez con el motivo de espiga en maletines y bolsos. De hecho, si nos fijamos al detalle, hay algunas americanas que llevan un pin con el logo "XXX".

El ambiente del fashion show y todo el espacio, que fue verdaderamente espectacular, lo recreó el suizo Thomas Flechtner. El artista puso el marco perfecto a una colección plagada de ideas y  conceptos nuevos en los que se combinan tecnología y tradición para sumar y obtener estilismos sofisticados y muy interesantes.


Así construyeron el escenario




¿Qué te parece la propuesta de Ermenegildo Zegna?


Fotos: Cortesía de Ermenegildo Zegna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por leerme!

Espero tu opinión en los comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...