lunes, 25 de junio de 2018

Mi rutina de belleza de cuidado facial por la noche



Estos son los rituales de belleza que hago por la noche antes de acostarme.

Si hace unos días compartía contigo mi rutina de belleza de día, hoy te explico los pasos que sigo por la noche para cuidar la piel de mi rostro.

Mi rutina de belleza de noche es más elaborada que la que hago por la mañana. Puede parecer que use muchos productos, pero es bastante sencilla también y tampoco supone demasiados minutos.

De nuevo, debes saber que mi piel no es ni demasiado grasa ni demasiado seca y nunca he tenido problemas de acné, así que la rutina que comparto contigo a mí me funciona, pero esto no significa que sea la más adecuada para ti. Adáptala a tu piel y a tu edad.

Insisto, como siempre, que para tener una piel radiante es clave contar con una buena alimentación y llevar un estilo de vida equilibrado –por ejemplo, dormir bien y bastante es fundamental–.


Mi rutina de belleza de noche

¿El gesto sagrado? Desmaquillarse antes de irse a la cama.


#1. Limpieza. Es el primer paso que debemos hacer siempre tanto en la rutina de mañana como en la de noche, aunque no nos hayamos maquillado. Yo uso agua micelar con un disco de algodón para retirar la suciedad y el maquillaje de mis ojos y de mi cara (primero los ojos), aunque a veces, en vez del agua micelar, uso un aceite desmaquillante que aplico en las palmas de las manos y paso las puntas de mis dedos por la cara en movimientos circulares a conciencia para favorecer la circulación sanguínea. Voy alternando los productos.

Después del agua micelar o el aceite desmaquillante, masajeo mi rostro con una leche limpiadora o un jabón de limpieza para terminar de eliminar la suciedad, los restos de cosméticos, la contaminación y las células muertas. Aclaro con agua tibia.

A continuación, una vez a la semana aplico el exfoliante (actualmente lo uso de tipo scrub, de los que "rascan") para eliminar las células muertas de la piel para ayudar a que ésta se renueve. Y acto seguido, aplico el tónico con un algodón desmaquillante. Exfolie o no mi piel, siempre uso el tónico tras la leche limpiadora. El tónico debería ser siempre el último paso en nuestro ritual de limpieza.


#2. Hidratación. Tras la limpieza profunda, a veces aplico una mascarilla facial. Yo lo hago una vez al mes –a final de mes concretamente–, pero se recomienda hacerlo una o dos veces a la semana.  Lo que sí hago siempre es aplicar el contorno de ojos con ligeros toques y después una crema hidratante de noche con movimientos circulares y de forma ascendente, de arriba a abajo y del centro hacia el exterior. Por el momento, del mismo modo que en mi rutina de día, no uso ningún sérum.


#3. Dormir y descansar. 


Recuerda que los productos hay que aplicarlos en movimientos circulares, alisantes y en sentido ascendente, hacia arriba, para favorecer la circulación y facilitar la penetración de los productos cosméticos. Pero si tienes la piel sensible evita realizar un masaje. Y no te olvides de limpiar, hidratar y masajear el escote y el cuello.


Te aconsejo, como ya comenté en mi rutina de día, que te acuerdes de cambiar las sábanas de tu cama y la funda de tu almohada regularmente en favor de tu piel, y pasar una hora diaria en la naturaleza o al aire libre. E insisto, una vez más, en que es esencial beber mucha agua y mantener una vida equilibrada con una dieta sana para poder lucir una piel bonita.



¿Qué rutina sigues? ¿Qué producto es imprescindible para ti en tus rituales de belleza de noche? Te espero en los comentarios.



Foto: Sarah Gray

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por leerme!

Espero tu opinión en los comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...